François Gramusset: “No son conscientes de lo que están consiguiendo con el Festival del Cuento”

El profesor de Literatura Hispanoamericana de la Universidad Grenoble Alpes admite su sorpresa y optimismo por lo vivido estos días en Los Silos

0

Una de las grandes maravillas que año tras año ofrece el Festival Internacional del Cuento de Los Silos es la posibilidad de compartir un café en plena plaza de la Luz, casi sin pretenderlo, con narradores, escritores y profesores universitarios venidos de cualquier parte del mundo.

Es el caso de François Gramusset. Este profesor de Literatura Hispanoamericana de la Universidad de Grenoble Alpes, a pesar de no jugar este año un papel activo en el Festival del Cuento, no está en Los Silos por simple casualidad. Varias de sus alumnas francesas han incluido en sus memorias del máster un capítulo específico sobre el Festival silense. Sí, como leen. En una universidad francesa se habla de Los Silos y del milagro que cada diciembre ocurre en el pueblo.

Publicidad - Campaña de Navidad de Buenavista del Norte

Alumnas como Anna Larat-lini han aprovechado su estancia de Erasmus en la Universidad de La Laguna para conocer mejor los cuentos de Los Silos y escribir sobre ellos con el asesoramiento del profesor Ernesto Rodríguez Abad. Este año, Anna ha vuelto al Festival como actriz, para participar en la Ruta Fantástica instalada en la trasera del exconvento de San Sebastián. Y, este año, François Gramusset ha venido a Los Silos a dar fe de lo que aquí se vive.

Puede haber una ósmosis entre oralidad y literatura

Cosas de la vida, Gramusset destaca el hecho de que en el Festival sea conocido como “el profe de Anna”, en lugar de conocer a Anna como “la alumna de Gramusset”. “Es algo que me encanta y me honra”, asegura el francés, quien destaca además la calificación “excepcional” que obtuvo su alumna al finalizar el máster.

Un café con Gramusset en la plaza de la Luz da para mucho. Escuchar atentamente sus reflexiones sobre la literatura y la narración oral es puro deleite. También lo es escucharle asegurar que su pesimismo sobre la sociedad actual se ha transformado en optimismo al ver lo que ocurre en Los Silos durante esta semana. Al día siguiente, un nuevo encuentro casual en el pueblo lo hace reafirmarse: “Ustedes no son conscientes de lo que están consiguiendo con el Festival.”

Quizás tenga razón. Veintiuna ediciones de un evento cultural que nació con mucha humildad pueden provocar que los silenses aún no hayamos valorado suficientemente el tesoro del Festival del Cuento. Pero para recordárnoslo están personas como este francés.

Gramusset admite no estar acostumbrado a ver lo que ocurre en Los Silos con la narración oral. “El Festival del Cuento posee un espíritu en torno a la tradición viva del cuento oral…y eso no es frecuente.” El profesor lo diferencia claramente del producto cultural que se crea simplemente para ser consumido de forma pasiva por el público. “En Los Silos, sin embargo, el cuento forma parte del pueblo. Ernesto tiene un concepto de la humanización de la vida social, un género muy hispánico”, apunta.

El Festival es una señal muy buena para Tenerife

Sus reflexiones dan motivo para la esperanza en este mundo loco del siglo XXI. “Yo venía aquí con bastante pesimismo. Pensaba que la literatura se estaba convirtiendo en un producto cultural de diversión, en entertainment… Pero puede ser que me equivoque tras lo visto en Los Silos”, reconoce. El profesor Gramusset creía que no podía haber un trasvase entre literatura (escrita, porque no la concibe de otra forma) y oralidad, porque pensaba que la cultura popular casi había desaparecido. En Los Silos, sin embargo, admite que puede existir una especie de ósmosis entre ambos campos. “La oralidad lleva a la literatura y la literatura puede llevar a la oralidad, como ocurría en épocas anteriores. La cultura popular es algo del pueblo, no para el pueblo, y ver que quizás sobreviva es algo muy esperanzador.”

Puede que lo más sorprendente sea ver cómo esa apuesta decidida por la narración oral proviene del ámbito universitario. “Este intercambio entre universidad y sociedad en Los Silos no es cosa de un solo profesor como Ernesto Rodríguez Abad”, destaca Gramusset. Benigno León, Andrés González Novoa, José Antonio Ramos Arteaga… Varios nombres aparecen en escena. También para François Gramusset se trata de algo “muy esperanzador” para el futuro. “El Festival del Cuento es una señal muy buena para Tenerife. Las islas son mundillos muy peculiares y es verdad que esto no va a acabar con todo el desempleo, pero es una gran ayuda.”

Sorpresa, admiración, esperanza… Con ese optimismo que ha impregnado toda la conversación y con la seguridad de volver a disfrutar de los cuentos en la Isla Baja, François Gramusset da el último sorbo a su taza de café.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.