Valerio del Rosario: el guardián del territorio

Gran conocedor del Parque Rural de Teno, Del Rosario emite algunos puntos clave sobre su gestión y está a favor de regular el acceso a la Punta de Teno

0
227
Foto: Leticia Dorta

Quedarse con algún sitio de Daute es complicado para él pero tiene claro que están en Buenavista: la tranquilidad de las montañas de Teno Alto y la relajación de un charco de la costa de Buenavista. Se pulsa su identidad al elegir sensaciones en esos lugares y no lugares en sí. Comprometido con la conservación del territorio y con su pueblo natal, Buenavista del Norte, así ve DAUTE DIGITAL a Valerio del Rosario

Valerio del Rosario representa a la perfección los valores de una comarca que, según él, sigue siendo “reserva de la autenticidad de Tenerife. Como esta esquina- refiriéndose a Daute-, pocos en la isla”. Lo cierto es que cuando se le oye hablar sobre el “territorio” (palabra con la que suele denominar a la comarca) o sobre Buenavista, su pueblo natal, derrocha pasión y conocimiento.

Está a punto de celebrar el 20 aniversario de su empresa, El Cardón Naturexperiencie, y estos años le han valido para trabajar con la comarca y su gente y “conocer el territorio”. Así es posible diseñar los productos y experiencias que oferta en medio de este marco natural. “Para gestionar cualquier territorio la base fundamental es el conocimiento del territorio. Ese conocimiento se tiene pateando el territorio no solo sentado en una oficina mirando el Google Earth. O dando paseitos en coches hasta los miradores”, explica. En este sentido pone como ejemplo el Parque Rural de Teno: “se conoce caminándolo y a partir de ahí viendo los recursos que tiene ese territorio y poniéndolos en valor. El territorio no solo es el paisaje… aquí estamos en un parque rural que es igual de importante el paisaje y los elementos naturales como los culturales. Sentarte con la gente es fundamental”.

Este buenavistero de 44 años confiesa que su inquietud por la naturaleza fue una inquietud “tardía”. No obstante, cuando hizo ‘clic’ se dio cuenta de todo lo que hay alrededor de esta comarca. Comenzó una aventura empresarial a la que se le ha denominado turismo alternativo pero que ya pasa a convertirse en el principal motivo del viaje del turista. “Realmente no me gusta mucho el concepto. Porque yo creo que hay distintos tipos de turismo. Los que trabajamos en otra tipología de turismo preferimos que no se llame alternativo o complementario… Eso creo que tiene que quedar atrás, ya lo nuestro no es complementario. Lo nuestro es a veces es el principal motivo de viaje. Lo complementario en muchos casos ahora está siendo dónde vas a dormir, lo que antes era principal… incluso el destino, en algunos casos está pasando a ser complementario” explica. Además, Del Rosario está convencido de que cada vez más, Tenerife se está convirtiendo en una isla para todo: “aunque seguimos vendiendo exteriormente unas islas en el que el factor principal es el clima y sus costas, cada vez aparece más con más fuerza la imagen de otros aspectos. Aparece más la imagen de que tenemos unas islas para hacer de todo. Creo que es uno de los principales potenciales. Que tenemos una isla para hacer de todo. Es una apuesta importantísima”.

Tras definiciones y conceptos, llega la hora de saber si este gestor piensa que la comarca de Daute se ha convertido en un filón turístico en el sector del turismo activo o de naturaleza. “Decir que se llega a consolidar esa idea es complicado. Porque consolidar cualquier destino como un destino para hacer una cosa determinada no es sencillo, tienen que pasar años pero si es verdad que el residente ya asocia Isla Baja como un sitio distinto. Eso está empezando a ocurrir poco a poco en el turista”, declara convencido. Las entidades supramunicipales parecen haber tenido clara esta idea del turismo de naturaleza como elemento diferenciador del territorio y así lo declara Valerio del Rosario ya que piensa que ha habido un cambio radical. “Cómo era Turismo de Tenerife hace 15 años y cómo es ahora… el cambio es radical en todos los sentidos”, apostilla. Aunque no haya llegado esa consolidación de destino turístico, de la que se está cerca, está seguro de que se puede hacer más “apostando en esa línea, intentando que esa imagen exterior, esos cambios en la imagen exterior sean cada vez más rotundos. Porque yo podría criticar y decir ‘mira es que seguimos vendiendo Tenerife como una isla de sol y playa’. No es verdad. Ha cambiado el enfoque pero quizás no con toda la fuerza que debe. Aunque creo que el camino es bueno”.

“Lo que pasa en Teno es un auténtico disparate”

La actualidad fuerza a preguntarle a Valerio del Rosario por lo ocurrido durante estos meses en una parte del territorio que más conoce: Punta de Teno. Él lo tiene muy claro: “creo que no se puede seguir accediendo a Teno en las condiciones que se estaba accediendo. Aquello era un auténtico disparate: no tienes aparcamiento, sales de bañarte y a veces no puedes sacar tu coche porque lo tienen bloqueado, si encuentras el coche para salir o te lo encuentras roto, no hay seguridad… por el tema de robos… no hablemos de la seguridad que da esa carretera… encima para mí hay un agravante importante que es que un porcentaje elevado de esos coches no se entera de que han estado en Buenavista del Norte y no paran en Buenavista del Norte, por lo que no generan economía local ninguna. Lo único que tenemos de esos coches es la limpieza que tenemos que hacer de Punta de Teno. Con todos estos condicionantes creo que se debe gestionar de una manera distinta Punta de Teno”.

Durante todo el proceso, desde el derrumbe de la carretera, se ha hablado en muchas ocasiones de la participación ciudadana. Del Rosario también lo tiene claro en este sentido y afirma que “las cosas llegan cuando tienen que llegar. Hay que llegar a veces a extremos… Hay que tocarlo y abordarlo y escuchar todas las posturas. Yo creo que es fundamental que la gente opine”. Su opinión sería una de las más escuchadas ya que opera con su empresa todas las semanas con diferentes actividades. No obstante, “nuestra vocación es tan clara… lo más que me preocupa a mi es nuestra isla y nuestro territorio. Yo también quiero ganar dinero y vivir bien… pero eso no es lo principal para mí. No me preocupa mi empresa, me da exactamente igual, me preocupa Buenavista. Del plan que hay desde hace 20 o 25 años para intentar regular el acceso a Punta de Teno, ‘Teno, ventana al mar’, hay tres patas: la conservación del espacio, la mejora del uso público, de cómo se visita ese espacio; y el desarrollo socioeconómico de la zona. Para mí una de las más importantes es el desarrollo socioeconómico de la zona. Quitando la conservación que está delante… Creo que es fundamental que la gente que va allí pare en el centro de Buenavista. Si se hubiera creído firmemente en ese proyecto, se hubiera preparado el municipio para poder sostener ese flujo en el casco”, argumenta este buenavistero.

“Creo que es fundamental que la gente opine en el proceso de Punta de Teno”

Del Rosario es una persona bastante retórica, o al menos da esa impresión en cuarenta y cinco minutos de entrevista. Llega a las respuestas preguntándose y así concluye que “se suele montar demasiado circo y siempre se utilizan estos casos para echar más leña en las cuestiones políticas. Realmente hay que pararse a pensar en lo importante: qué es lo que se hace con ese espacio. Está claro aunque tengamos cada uno nuestra opinión, la solución final no va a gustar a todo el mundo”. La regulación del acceso es algo clave para él por ciertas condiciones: “es uno de los pocos sitios que tiene condiciones para regularse, con una única carretera de acceso y yo creo que todos decimos lo mismo siempre… cada vez que vamos fuera pagamos por mil historias… subir al pico de El Teide, no se cobra nada… ¿a lo mejor por disfrutar de estar en el pico más alto de España, esas 200 personas que suben cada día, deberían pagar algo no? Lo importante es que se ha tomado la determinación de hacer algo y no seguir fomentando que siga la cosa igual”, concluye.

Buenavista no es solo la regulación de Punta de Teno. Eso parece tras los caprichos del destino y su inclusión en los temas que publican los medios de comunicación. Valerio del Rosario conocía en profundidad todo el territorio buenavistero y a sus gentes: “yo conocía en profundidad todos los caseríos de Buenavista… yo conocía en pasado es que hace diez años tenía un conocimiento al máximo detalle. Era capaz de saber el número exacto de habitantes, sobre todo por el desarrollo de muchos proyectos en esos sitios… esa información no la manejo hoy en día pero sí que tengo más o menos el pulso”. Así, conoce también algunas necesidades de los vecinos de esos caseríos y sus demandas. Ante la pregunta si están bien atendidas esas necesidades explica que “se pueden mejorar muchos aspectos en la gestión del Parque Rural de Teno y eso pasa por sentarse mucho con la población. También es importante que las peticiones de las entidades de población sean realistas y lógicas y que tengan líderes adecuados. No es nada sencillo llevar procesos participativos y para eso también es fundamental que las entidades de población estén bien representadas en los espacios de diálogo”. De este modo, concluye con tres pilares: “es fundamental actualizarse, actualizar los planes de acción del parque. También es fundamental la implicación de las personas, de los técnicos. Las oficinas tienen que actualizarse, es importante que haya implicación”.

No hay margen con Valerio del Rosario ya que aunque medite mucho sus respuestas suele tener bastante claro qué decir. “Hemos sido tradicionalmente una zona deprimida. Creo que está claro. ¿Que esto ha cambiado ligeramente en los últimos años? También es verdad pero seguimos teniendo muchas carencias. Hay carencias fundamentales que tienen que ver con la estructura de los servicios públicos en la isla. Yo sigo corriendo los fines de semana con mis hijos, con un bebé a urgencias a Santa Cruz porque no hay urgencias pediátricas en todo el norte de la isla. Ahí es cuando te das cuenta y te dan ganas de mandar a todo el mundo a tomar por saco”, dice rotundo al preguntarle si Daute es una zona deprimida de Tenerife. “Hay cosas que mejorar todavía para equipararnos ligeramente a otras zonas. No podemos pretender tener todos los servicios que tiene el área metropolitana pero sí servicios básicos que todavía tienen que mejorar mucho en la comarca”, añade.

A la zona deprimida se le puede añadir el complejo de inferioridad de algunos habitantes de la comarca por vivir aquí. A nadie se le escapa que muchas veces los de ciudad parecen creerse mejores que los de pueblo. Porque no han conocido a Valerio del Rosario. “Si alguien tiene complejo de inferioridad por vivir en un pueblo es tonto. Es fundamental, a veces, para crecer como persona salir fuera y prepararte y ver y comparar… al final eres el doble mejor como persona y profesional porque tienes toda la cultura que puedes adquirir fuera, toda la cultura que puedes adquirir en un área metropolitana, más la que tu traes de pueblo. Eso no lo tiene un habitante del área metropolitana… te pones a años luz”, dice rotundo.

Avatar
Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.