La casa de los Tomillos

0
Monte del Agua y Pasos

Cuando se me empezó a caer el pelo y a madurar las ideas, mi abuela me decía: «Con alcalitofe, tofe y tomillo / te crece el pelo hasta los tobillos».

Yo, ingenuo y preocupado aún por la cabellera, preguntaba: «Y, ¿dónde lo consigo?»

La respuesta era digna de un cuento maravilloso: «En la casa de los Tomillos».

Así la primera vez que subí hasta aquel mágico lugar me parecía estar inmerso en una aventura mítica.

Salí por el camino de Erjos y subí por un sendero hacia la cumbre. El aire se iba haciendo más transparente aún. Envolvía todo en olores de alcanfor y tomillo.

Las plantas crecían silvestres por encima de las laurisilvas.

Las ruinas de la antigua casa dejaban ver aún su rudimentaria estructura, aunque casi sepultadas por la tierra, las yerbas y el paso del tiempo.

Me senté sobre una piedra y recordé la historia de las mujeres enfermas que se recluían entre aquellos muros, rodeadas de las plantas olorosas y acariciadas por el aire sanador.

Los paisajes están llenos de ecos del pasado.

Los lugares están hechos de palabras.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.