“Sí se puede y PSOE defienden proyectos antagónicos para Buenavista”

El exalcalde Antonio González asegura que al Ayuntamiento ha vuelto la política clientelar, heredera de la etapa de Aurelio Abreu

0
323

Llegó al Ayuntamiento en 2007 y, cuatro años después, se hizo con la Alcaldía de Buenavista del Norte. Ahora, Antonio González (1982) ha tenido que hacerse la idea de que su lugar vuelve a estar en la oposición, fruto de un pacto entre PSOE y CC que cambió a última hora el rumbo político del municipio. El portavoz de Sí se puede en Buenavista habla para DAUTE DIGITAL de cómo, a su juicio, han vuelto las malas prácticas al Ayuntamiento.

Tras cuatro años como alcalde de Buenavista, vuelve a la oposición, lugar donde comenzó en política en 2007. ¿Cómo lleva esta especie de vuelta a los orígenes?

Al principio costó un poquito, sobre todo porque nos desalojaron el último día a última hora. Fue quizás lo que más costó digerir personalmente. Nos sentimos engañados por David Baso, el concejal de CC, que nos llevó a una negociación trucada. Aún así, ahora estamos cómodos de nuevo en la oposición; llevamos un año y hemos cogido rodaje de nuevo, haciendo un trabajo responsable, que era lo que nos habíamos fijado desde el principio.

Precisamente, Sí se puede está en la oposición en el Ayuntamiento a consecuencia del pacto en cascada a nivel regional firmado por Coalición Canaria y PSOE. ¿Son útiles los pactos que comprometen la gobernabilidad de los municipios desde el ámbito regional?

Los pactos en cascada son una falta de respeto a la ciudadanía. En Buenavista no hubo ese pacto en cascada. Desde un principio hubo la intención de un pacto CC-PSOE para sacarnos a nosotros del Gobierno, pero no se dijo en campaña porque no era rentable para CC.

Hasta la firma del pacto en cascada, estaba prácticamente hecho un pacto Sí se puede-CC en Buenavista. ¿Realmente estas dos formaciones podrían entenderse a pesar de sus evidentes discrepancias ideológicas? Desde Sí se puede suelen tratar las políticas de CC de “caciquiles”…

En Buenavista todo del mundo lo hubiera entendido. Lo que no se entendió fue que CC, después de tantos años de oposición a las políticas del PSOE, se plegara a este PSOE, el mismo PSOE de Aurelio Abreu. Cada municipio tiene sus peculiaridades, pero además de las siglas están también las personas. Lo que demostró David Baso es que es una persona con la que no se puede contar.

¿Qué pasó realmente?

Nosotros teníamos un acuerdo con CC a falta de firmar. Teníamos claro que el pacto tenía que ser con CC y no con el PSOE, porque en Buenavista nos identificábamos un poquito más con CC. Se negoció ese acuerdo durante tres semanas, se cerró, se votó en las dos asambleas locales y también en la insular de Sí se puede. El jueves antes de la toma de posesión, David me dice que el acuerdo está hecho y que se firma. Pero el viernes, casi a las 10 de la noche, lo llamo y me comunica que no.

“David Baso nunca ha sido mi amigo y ahora tampoco lo va a ser.”

¿Si usted no lo llama…?

Pienso que no me hubiera avisado.

¿Se olía algo y por eso lo llamó?

No habíamos firmado nada y uno de los acuerdos era que el documento se hiciera público unos días antes de la toma de posesión. Nosotros hicimos una asamblea pública tres días antes donde informamos de lo que Sí se puede había negociado. Hay que ser leal con la ciudadanía cuando se pacta. Estuvimos hablando durante todo el viernes. Hablé tres veces con David. Las dos primeras me dijo que todavía lo estaba intentando y a las 10 de la noche lo volví a llamar porque me extrañaba la situación. Entonces ya nos comunicó que había firmado no sé bien qué con el PSOE. A día de hoy no sabemos en qué basaron ese pacto de Gobierno. Pedimos que hicieran público el documento y nunca lo hicieron.

¿Cuál es su relación personal con David Baso?

Cordial. Estoy hablando de política, pero una persona que es capaz de hacer eso en política al final es la propia persona quien lo hace. Antes de político hay que ser persona. Recuerdo que en la primera reunión entre los comité de Sí se puede y CC no llevábamos nada preparado, porque lo primero que queríamos, ante las noticias que se estaban hablando de pactos en cascada, era ver si había voluntad de negociar. Nos dijeron que por supuesto que sí. Nos engañó. Fuimos de cara todo el tiempo y… David Baso nunca ha sido mi amigo y ahora tampoco lo va a ser.

¿Llegaron a hablar con representantes de CC a nivel insular?

Solo en Buenavista, pero sí ha habido otras personas de CC que nos comunicaron que esas instrucciones de partido no existían. No había instrucciones de pacto en cascada en Buenavista. Se habría respetado el pacto con Sí se puede. David Baso también se lo ha dicho a varias personas. El pacto no se ha respetado en aquellos municipios donde no pegaba. Buenavista era uno de ellos.

¿Cree que la dimisión de David Baso fue “estrictamente por motivos personales”, como dijo textualmente?

En su momento dije que tendríamos que dejar pasar un año para saber cuáles eran las verdaderas razones de su dimisión. Le pregunté si era por cuestiones de salud y me dijo que no. En el pleno de despedida le recordé las palabras del pleno de investidura, donde dijo que se presentó en Buenavista pero que se debe a su partido. Que cada uno saque sus conclusiones.

¿Piensa que puede ser “premiado” con algún cargo público a nivel insular o regional?

Ya lo veremos.

Han vuelto a intercambiarse los papeles con el PSOE. Con los socialistas de nuevo en el Gobierno municipal, ¿ha mejorado la relación en este mandado respecto a los anteriores?

Sí se puede y PSOE defienden proyectos antagónicos para el municipio. Cuando decidimos presentarnos en 2007 pensábamos que el proyecto de futuro del PSOE para Buenavista no era el que nosotros queríamos. Había un malestar entre la gente por hacia dónde se dirigía Buenavista. Era una época de grandes proyectos. Cuando llegamos a la oposición nos dimos cuenta de que la gestión en el Ayuntamiento era un desastre, sobre todo a nivel económico, con unas ganas de no solucionar problemas sino de tirar hacia delante. Cuando accedimos al Gobierno en 2011 pusimos en orden el Ayuntamiento. Creo que eso nadie lo puede poner en duda. A pesar nuestros errores, que los tuvimos, el Ayuntamiento empezó a mejora. A nivel económico se sentaron las bases de un buen funcionamiento con proveedores y con los bancos, donde llegamos a acuerdo, algo que en un grupo de izquierdas no es lógico. A partir de ahí se empezó a sumar servicios que antes no había. Se comenzaron a hacer convocatorias de ayudas por primera vez en 2011, algo que parece extraterrestre. A partir de 2013 empezamos a crecer y se sentaron las bases para proyectos que llevaban tantos años olvidados como la repavimentación de la zona de medianías, olvidadas desde hacía 20 años. El proyecto estaba ya enraizado para crecer y para que estos 4 años significaran la consolidación de una política diferente a la del PSOE. Han llegado al Gobierno y nos hemos encontrado de nuevo mala gestión económica. El resultado es que hemos vuelto al desastre económico y a una política clientelar. Hemos visto que puestos de trabajo se han asignado a afines al PSOE e incluso miembros de su lista electoral. Se vuelven a asignar los puestos por los concejales y han vuelto las mentiras al pleno. No están preocupados de devolver una higiene democrática al Ayuntamiento sino de llevar adelante esa política chapucera, de patada hacia delante y a ir escapando.

“Vi a Aurelio Abreu detrás de toda la acción del PSOE en la oposición.”

Se han querellado dos veces contra exalcalde y actual vicepresidente del Cabildo, Aurelio Abreu. Imagino que su relación personal con él tampoco es brillante.

La relación con Aurelio Abreu, más allá de las querellas, no es buena porque es una persona que ha utilizado sus puestos en el Cabildo para castigar al pueblo durante nuestra gestión. Cuando decidimos denunciar la residencia para discapacitados llevábamos 6 meses detrás de Aurelio para que nos consiguiera ese proyecto. Recuerdo una reunión del Consorcio Daute-Isla Baja sentado al lado de él hablando. Me preguntó por la residencia y le dije que era la tercera vez que le indicaba que el proyecto no estaba en el Ayuntamiento. Él era perfectamente conocedor de que había problemas. El proyecto se adjudicó a dedo a un compañero de partido y nuestra obligación fue ponerla en conocimiento de la Fiscalía. La otra querella castigó también al pueblo. El centro social de La Cuesta está no está acabado ni mucho menos y ya se ha gastado más del doble del presupuesto fijado. Se justificaron las subvenciones con el mismo certificado de obras. A partir del cambio de Gobierno, Eva García se ha dedicado a intentar encubrir este asunto, intentado retirar la denuncia contra Aurelio Abreu, aunque el pleno decidió que siguiera para adelante. Ahora no ha cumplido con lo que le dijo el juzgado, al no presentar un poder especial sino otro tipo. Están más ocupados de gestionar en favor del PSOE que en favor del pueblo de Buenavista.

¿Cree que Aurelio Abreu es el alcalde en la sombra?

Hay mucha gente que opina eso, sí. En su momento vi a Aurelio detrás de toda la acción del PSOE en la oposición. Por lo que vemos ahora en las subvenciones, muy pocas llevan detrás una convocatoria sino favores del ala del PSOE del Cabildo. No sé si es el alcalde en la sombra, pero está abriendo los grifos que antes estaban cerrados para promocionar al PSOE en Buenavista. Es una persona que ha demostrado sobradamente a lo largo de su trayectoria que cuando alguien no es de su cuerda lo castiga con su acción política.

¿Contemplan una hipotética ruptura del pacto PSOE-CC?

En las negociaciones entre PSOE y CC también participó Ángeles González, la actual concejala de CC. Ella ya ha manifestado que quiere mantener el pacto. La misma confianza política que podamos tener en David Baso es la misma que la que podamos tener en Ángeles, es así. Nosotros estamos centrados en hacer oposición. Creo que no caminamos hacia un escenario de moción de censura y todos los buenavisteros lo tienen que saber. Ni siquiera hablamos de eso en las reuniones porque no es un escenario posible. Además, la nueva ley de municipios, una vez formados los plenos, hace que la moción de censura dependa de que un partido la habilite o no. CC tiene un concejal bisagra que cambió la voluntad de los buenavisteros y su posición es muy débil. En caso de que quisieran hacer una moción de censura y nosotros quisiéramos, ellos podrían ser expulsados de CC. Es un ejemplo de que la voluntad de los pueblos está controlada por los partidos que no conocen los intereses del pueblo.

“No caminamos hacia una moción de censura.”

Son el municipio con más deuda por habitante (1167 euros) de la provincia. Consiguieron reducir la deuda de 2012 a 2015, pero en el primer año de mandato se aumentó considerablemente y, además, 2015 acabó con mayor deuda de la que había cuando ustedes llegaron al Gobierno municipal.

Lo único que hicimos fue sacar toda la deuda escondida en los cajones, casi 3 millones de euros. Los datos que heredamos no eran reales. Cogimos el Ayuntamiento con más de 8,5 millones de deuda, un dato que si hizo público después de la Ley de Racionalización de la Administración Local y del plan de ajuste. Es verdad que lo dejamos en 5,6 millones. Imagínate si se redujo…

¿Le pidieron explicaciones al PSOE por ese desfase?

La actitud fue totalmente irresponsable. Decían que ellos no tenían nada que ver con esa gestión. Con esa cara contestaban. Recuerdo al PSOE recriminando los pagos pendientes que ellos mismos habían hecho. David Baso estaba en la oposición y puso cara de decir “cómo se atreven”. Han sido totalmente irresponsables al decir antes de 2011 que la deuda no era importante. Luego se pasaron cuatro años diciendo que era un factor menor dentro de la gestión municipal y que el Gobierno estaba para preocuparse de otras cosas, cuando realmente la deuda nos bloqueó las cuentas en 5 meses de la legislatura, en diferentes períodos. Ahora no hablan de deuda, porque están gestionando el municipio con una deuda que ellos generaron. La gestión ahora mismo está muchísimo más bloqueada que cuando nosotros gobernábamos.

¿Ha retrocedido la transparencia y participación ciudadana?

Sí. A pesar de que hemos pedido publicar los presupuestos y los datos económicos como antes, no lo hacen. Siempre dan la misma respuesta: “no sabemos por qué”. Se utilizan los perfiles sociales para promocionar cosas que a veces incluso ni son verdad; y los procesos de selección del personal y las ayudas de emergencia social son menos transparentes. En participación ciudadana sigue sin aprobarse el plan de voluntariado, la mesa de cultura, el reglamento de participación ciudadana… Siempre parece que en cada pleno ya están a punto de ponerse a trabajar. En los presupuestos destinaron cuantías de 1000 euros para diferentes colectivos para participación ciudadana, dinero que ya ha desaparecido en diferentes modificaciones de crédito. Tenían una voluntad de progresar pero se han dado cuenta de que realmente no saben hacerlo y que además están quitando las herramientas para que las personas que en el Ayuntamiento saben hacerlo puedan desarrollar su trabajo.

Avatar
Codirector de DAUTE DIGITAL y redactor en COPE Canarias. Grado en Periodismo por la Universidad de La Laguna y Máster en Innovación en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández de Elche.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.