«Nos alegramos y estamos muy satisfechos con la compra de la casa de Don Nicolás«, asegura el alcalde de Buenavista del Norte, Antonio González Fortes. El consistorio anunciaba la adquisición del inmueble con fondos propios en nota de prensa.

La adquisición de este inmueble ha supuesto una inversión de 250.000 euros provenientes de fondos del propio Ayuntamiento y que se ha formalizado este miércoles 20 de octubre con el acto de firma ante notario.

Según González Fortes, el uso futuro que tienen planteado para este inmueble es público: «oficinas municipales, salas de exposiciones y de charlas. Hemos planteado que el área de Cultura o Patrimonio estén dentro de la casa. No obstante, todo dependerá del proyecto que tengamos», ha asegurado a DAUTE DIGITAL. Además, su estratégica situación confiere a la antigua vivienda de Díaz Dorta unas posibilidades de amplia versatilidad y combinación de uso, explican en el comunicado.

El edificio tendrá uso público: oficinas, sala de exposiciones y charlas

Para proceder a la compra del inmueble, el Ayuntamiento ha suscrito un préstamo de 250.000 euros que fue aprobado en el pleno municipal del pasado mes de marzo con el voto favorable de todos los grupos políticos. González Fortes explica que «era necesario concertar este préstamo para no perder la oportunidad de adquirir la vivienda de Don Nicolás Díaz Dorta».

El primer edil buenavistero ha afirmado que el proceso de compra no ha sido difícil ya que la familia siempre estuvo bastante interesada en que «el edificio pasara a manos públicas». «Ha sido difícil armar el expediente y ha sido largo por la situación de nuestras arcas. Hemos tenido que pedir permiso al Ministerio de Hacienda y Función Pública para poder endeudarnos y hacer la compra efectiva», ha añadido.

De manera paralela al procedimiento administrativo para realizar la compra, se han iniciado conversaciones con el área de Patrimonio Histórico del Gobierno de Canarias con el fin de obtener financiación que permita acometer las primeras obras de rehabilitación del inmueble adquirido.

La satisfacción del gobierno buenavistero (SSP-CC) aumenta ya que en 2018, por parte del anterior grupo de gobierno (PSOE-CC) se anunció públicamente que el inmueble ya estaba en manos públicas. «Ya en las elecciones de 2019, donde se presumió de que se había comprado el edificio, sabíamos que no era del todo cierto y al entrar a gobernar comprobamos que era mentira», declara González Fortes. 

«El gobierno anterior mintió al decir que ya era un edificio público en 2018»

Según el alcalde ecosocialista, el Cabildo no estaba interesado en la compra del inmueble y «eso nos puso un poco nerviosos. La familia ya había puesto en regla todo lo necesario y de repente se encontró con que el comprador preferente no estaba interesado. Ahí fue cuando nos pusimos manos a la obra para adquirirlo», ha contado a este periódico.

En definitiva, la recuperación de la casa Díaz Dorta será «una señal más del valor que el municipio de Buenavista pone hacia sus señas de identidad más preciadas y que engrosaría dignamente la nómina de aquellos edificios que un día le valió para conseguir la declaración de BIC con categoría de Conjunto Histórico», concluyen en el comunicado.

Descripción del inmueble

Aunque no se ha podido determinar el año de construcción con exactitud, la tipología y el análisis concienzudo de la actual edificación permite enclavarse en torno a 1860-1870 aproximadamente. Se desconoce igualmente el estado anterior al actual edificio, pero a juzgar por los ejemplos más antiguos conservados en el entorno de la plaza de Los Remedios, debió tratarse de una vivienda de dos alturas de los siglos XVII o XVIII.

En el edificio puede observarse la herencia que el clasicismo romántico de décadas anteriores dejó en la trama arquitectónica de Canarias. Se trata de una pantalla de configuración rectangular con un racional esquema compositivo en cuanto a la distribución de sus vanos, tanto por la disposición en eje como por la regularidad de su tamaño. Así, es perceptible cómo los cuatro vanos inferiores de acceso a las estancias bajas se corresponden en su piso superior con cuatro puerta-ventanas de idéntica configuración.

El lenguaje culto de sus soluciones plásticas viene determinado por la utilización de rejería de forja para los antepechos de los balcones y la utilización de la cantería. Es quizás este elemento el que le da una nota distintiva al inmueble, ya que los canteros desarrollaron interesantes trabajos de labra para los volados de las ventanas-balcones, así como de la doble cornisa, que en ambos casos remarca la línea de impostas.

Licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Comunicación institucional y gestión de redes sociales.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.